CÓMO EMPEZAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

60_20180102164358

El primer paso es tomar la decisión. Una vez tomada debes saber que no hay camino corto ni atajos para cambiar tus hábitos, estar en forma y sentirte más saludable.

Cada persona va a un ritmo y no puedes comparar tu progreso con el de otra persona, así estén haciendo exactamente lo mismo. Así que saca tu agenda y escribe los pasos a seguir para conseguir una mejor versión de ti.

La organización es clave, escribe tus metas con fecha de cumplimiento, escribe cuáles son tus planes a corto, mediano y largo plazo. Ya que tienes bien claro cuáles son tus metas, escribe las posibles causas que pueden sabotear tu proceso y cuáles son las cosas que estás haciendo mal actualmente.

De esta forma vas a tener más claro qué cosas debes cambiar y qué situaciones debes evitar.

Limpia tu despensa, nevera, escritorio y todos los sitios donde almacenas comida, si tienes la tentación a la mano es más fácil recaer en los malos hábitos y terminar consumiendo comida que no es tan saludable y sabotear tu proceso.

Es momento de ir de compras y buscar alternativas saludables, llenas de nutrientes y mucha variedad de alimentos para no aburrirte en el proceso. Busca ideas de cómo hacer la versión saludable de tus comidas favoritas y ¡atrévete a cocinar!

Proponte un pequeño cambio a la semana, de esta forma no va a ser tan difícil y no te vas a abrumar con tanta información. Empieza dejando de consumir por ejemplo todos los alimentos altamente procesados, las harinas refinadas y el azúcar, más adelante puedes proponerte aumentar los vegetales que consumes en el día o estar pendiente de mantenerte hidratado.

Ir incorporando hábitos poco a poco va a hacer que sea más fácil tu proceso y que todas las semanas tengas un reto nuevo, de esta forma dejas de pensar en la palabra “dieta” y empiezas a pensar en “hábitos saludables”.

Por último pero no menos importante, es mantenernos activos y tratar de dejar la vida sedentaria. No necesariamente necesitas inscribirte a un gimnasio, busca alternativas que te gusten y te motiven, puede ser una clase de baile, escalar o incluso jugar fútbol con tus amigos.

Intenta tener actividad física mínimo 3 días a la semana y empezarás a notar los cambios.